luns, 1 de outubro de 2007

Confesión

Definitivamente estou perdendo reflexos. A poboación neuronal do meu córtex cae en picado. Como é posible que esquecera o contrasinal do meu blog?
Si, ben sei que levaba case un ano sen decir nin mu, pero tampouco utilizo eu tantos contrasinais diferentes...
Boeno, non hai xeito de dar co acceso, así que nun arranque de orixinalidade fixen estoutro calcando nome e título.
A ver canto dura esta vez.

(E mira que me deu por poñer o link do anterior aquí. Ás veces sorpréndome a min mesmo...)

2 comentarios:

Zeltia dixo...

Al leer esta primera entrada de tu nuevo blog -al parecer- sentí curiosidad por el otro, lo busqué, y solo una leve visual, son las 12 de la noche y tengo sueño, pero veo que no tiene fotos!, no, no, me gusta mucho más este diseño.
Me hizo sonreir lo de la contraseña... creí que eran s olo mis neuronas las que emigraban...
Sin intenciones ocultas, te diré que escribes como una mujer, sea eso lo que sea, porque no sé muy bien lo que digo. pero creí que eras mujer. En cualquier caso la "distorsión" está en mi apreciación. (quizá porque a los hombres se le da por arreglar el mundo, así en general, y son las mujeres -así en general- las que tocan temas "intimistas" por llamarles de alguna manera, que ya se sabe que las palabras lo convierten todo en otra cosa. No me tomé ninguna sustancia que nuble mi entendimiento, te lo juro. Será el sueño... dulces sueños.

xenevra dixo...

E onde está o outro blogue?? Eu necesito comezar dende as orixes, saber cal foi o xermolo de onde agromou todo este mundo que reborda e desborda.